1 comentario:

Patricia Laborde dijo...

María querida:

Sí, el viento está ahí, y es de todos, pero es más tuyo que de nadie. Vi tu blog, y realmente me has conmovido. Tu fina sensibilidad es un encaje.
Sigue escribiendo, que ESO, no se acaba.
Tu amiga,
Patricia Laborde

GRACIAS POR VISITARME

*

*